Ruinas de Ollantaytambo


Descripción

Ollantaytambo trata de un típico ejemplo de la extraordinaria planificación urbana de los  incas. Sus callejuelas empedradas y serpenteantes, las ruinas diseminadas por doquier y sus terrazas agrícolas son atractivos que destacan por sí mismos y el visitante lo puede apreciar en todo su esplendor. Entre las ruinas, es recomendable la visita a la antigua fortaleza y al templo, donde podemos apreciar magníficas vistas del Valle Sagrado de los Incas.

Ubicación

Ollantaytambo está ubicado al margen del río Patakancha, cerca del punto donde confluye con el  río Urubamba. Se encuentra en el  distrito del mismo nombre, provincia de Urubamba, aproximadamente a 60 km al noroeste de la ciudad del  Cuzco y tiene una altura de 2.792 metros sobre el nivel del mar.

Historia

Según  Pedro Sarmiento de Gamboa, un cronista español del siglo XVI, el emperador inca  Pachacútec conquistó y destruyó Ollantaytambo para luego incorporarlo en su imperio.Bajo el gobierno de los incas, el pueblo fue reconstruido con espléndidos edificios y el valle del río Urubamba fue irrigado y provisto de andenes; el pueblo sirvió de albergue para la nobleza inca mientras que los andenes eran trabajados por yanaconas, sirvientes del emperador. Después de la muerte de Pachacútec la región pasó a la custodia de su panaqa, su grupo familiar.

Durante la  conquista, Ollantaytambo funcionó como capital temporal para  Manco Inca Yupanqui, líder de la resistencia inca contra los  conquistadores españoles. Bajo su mandato, el pueblo y sus alrededores fueron severamente fortificados en dirección a la antigua capital inca de Cuzco, la cual había caído bajo dominio español.En el llano de Mascabamba, cerca de Ollantaytambo, Manco Inca derrotó una expedición española bloqueando su avance desde un conjunto de andenes e inundando el llano. Sin embargo, a pesar de su victoria, Manco Inca no consideró viable el permanecer en Ollantaytambo así que se retiró al espeso bosque de la zona de  Vilcabamba. En 1540, la población nativa de Ollantaytambo fue asignada en  encomienda a  Hernando Pizarro.